Cristo de la Luz

Cristo de la Luz

viernes, 15 de febrero de 2019

El Papa Francisco y la Pastilla Roja

En la película de ciencia ficción, Matrix, hay una escena famosa en que se le ofrece al protagonista, Neo, dos pastillas: una azul y una roja. En la distopía que plantea la película, el mundo es gobernado completamente por máquinas y la especie humana está reducida a la esclavitud. Las máquinas han creado una realidad virtual mediante un programa llamado Matrix, donde las personas viven en un sueño inducido y donde todo es producto de ese programa. Si Neo se toma la pastilla azul, se olvidará de todo y volverá a su vida virtual, al Matrix. Si se toma la pastilla roja, se despertará de manera violenta, vivirá en el mundo real, se unirá a la resistencia, y luchará contra la tiranía de las máquinas. En nuestros días esta escena, que a su vez es una adaptación de la fábula de la cueva de Platón, se ha convertido en una metáfora para la encrucijada en la que se encuentran muchas personas en un momento determinado de su vida, frente a los engaños del mundo moderno. Como nos advirtió Nuestro Señor, los últimos tiempos son tiempos de falsos profetas y grandes mentiras, y debemos tener siempre presente Su advertencia: "Mirad que nadie os engañe." (Mateo 24:4) Cuando uno se da cuenta de que le han estado engañando durante años, tiene dos opciones: la pastilla azul, que significa volver a la cueva, donde lo que vive no son sino sombras de la realidad, un auto-engaño en aras de vivir plácidamente, una huida cobarde ante la adversidad; o la pastilla roja, que significa salir de la cueva, despertar a la Verdad y enfrentarse al Enemigo.

Respecto a la crisis de la Iglesia Católica, muchos fieles se han encontrado en un momento de su vida con este dilema, ante la decisión de tomarse la pastilla azul o la pastilla roja. Gracias a Jorge Bergoglio, ahora Francisco I, muchísimos católicos se han caído del burro. [1] Se han dado cuenta de que el catolicismo que predica la jerarquía y que se practica en la gran mayoría de parroquias del mundo, NO ES EL CATOLICISMO AUTÉNTICO, sino una falsa religión derivada del catolicismo. La manera en que un católico llega a esta conclusión varía enormemente; algunos se hartan de los abusos litúrgicos, de la fealdad de las misas modernistas, y cuando encuentran la Misa tradicional caen en la cuenta de que les han dado gato por liebre. [2] Personalmente aún recuerdo mi primera experiencia de la Misa tradicional, y puedo decir con toda sinceridad que fue como salir de la cueva y ver las cosas a la luz del día por primera vez en mi vida. Por primera vez entendí el significado de la frase, "santo sacrificio de la Misa". Por primera vez experimenté lo que tantas veces había imaginado: la adoración a Dios, como lo harían los santos de antaño. Fue un momento crucial en mi vida espiritual, pero la alegría de haber encontrado esa perla de valor incalculable se mezcló con una rabia muy comprensible. Cuando Nuestro Señor preguntó a sus discípulos ¿Quién entre vosotros, si su hijo le pide pan, le da una piedra? (Mateo 7:9), era una pregunta retórica, pero todos los Papas posconciliares, desde Pablo VI hasta Francisco, nos han dado un rito, que espiritualmente es una piedra, un rito que es incapaz de alimentarnos o de transmitir la verdadera fe católica.

Para otros, su momento de epifanía es debido a un encontronazo con algún sacerdote o religioso heterodoxo, que le hace replantear todas sus certezas acerca de la buena voluntad de la jerarquía. El católico que recibe el desprecio de un cura modernista, y es maltratado por el hecho de ser ortodoxo y querer vivir como debe vivir un seguidor de Cristo, razona de la siguiente manera: si este hombre actúa así, a sabiendas de sus superiores eclesiales, y a pesar de ello, no le cae ningún castigo, significa que sus superiores aprueban, o al menos toleran su comportamiento. Si aprueban o toleran la herejía, ellos mismos son cómplices de la herejía que se extiende por la Iglesia. De hecho, la herejía se extiende por la Iglesia precisamente por la inacción de la jerarquía. Los obispos que se quedan de brazos cruzados, observando pasivamente como los herejes destruyen la fe de los fieles, son pastores que ven llegar al lobo, ven como devora a su rebaño, y se tumban a dormir la siesta. Con la ventaja de la retrospectiva, agradezco enormemente al sacerdote jesuita que me dijo EN CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN, que el dogma del Purgatorio era un invento de la Edad Media y que la Virgen María no fue concebido sin pecado original. Se lo agradezco, porque gracias a sus herejías fui capaz de ver a través de la fachada de la iglesia oficial. Vi claramente que este hombre no era católico, sus superiores tampoco, y que todos los obispos que toleraban estas barbaridades se comportaban más como asalariados que como verdaderos pastores. Al darme cuenta de que esta experiencia personal era muy normal en la «nueva primavera» de la iglesia, me propuse buscar al remanente fiel del que habla las Escrituras, si es que aún quedaba uno. Me tomé la pastilla roja, y desde entonces nunca lo he lamentado.

Otros han descubierto la verdad sobre la crisis de la Iglesia por los escándalos sobre abusos sexuales, que en las últimas décadas han sacudido el catolicismo. Al comprobar que los abusos a niños y seminaristas se cometieron con el conocimiento de los obispos, que decidieron taparlo todo por evitarse problemas, muchos fieles han reaccionado con santa ira, y han denunciado la corrupción de la jerarquía, que llega hasta el mismísimo Papa. Un obispo (¡o un Papa!) que, en lugar de defender a las almas a su cargo de los depredadores sexuales, mira para otro lado porque le importa más una vida fácil que el bien de sus fieles, es un Judas. Hay pocas cosas más despreciables que un padre que abandona a sus hijos ante el peligro. Esto es exactamente lo que han hecho los obispos que han tapado los casos de abusos, mientras las denuncias se amontonaban en sus despachos. Gracias al valiente testimonio del Arzobispo Vigano en el verano de 2018, está comprobado, fuera de cualquier duda razonable, que Francisco conocía la vida depravada del Cardenal McCarrick, el antiguo Arzobispo de Washington D.C. en EEUU, y sabía que su predecesor, Benedicto XVI, había sancionado al cardenal americano y le había retirado de cualquier ministerio público. A pesar de ello, Francisco relanzó su carrera y le encargó importantes misiones diplomáticas para el Vaticano. Es decir, el Papa sabía que McCarrick era un pervertido y un depredador sexual; pero le daba igual. ¿Qué tipo de pastor actúa así? Para colmo, cuando Vigano, un prelado de la curia con conocimiento de primera mano, acusa públicamente al Papa de algo tan grave, y toda la prensa mundial habla del tema, ¿qué responde Francisco a los periodistas? Lo único que se le ocurre es: «no diré una sola palabra».

Un católico notable que se tomó la pastilla roja tras lo que en EEUU se viene llamando "el verano de la vergüenza" es el periodista estadounidense, Michael Vorris. Siempre se ha caracterizado por criticar ferozmente a los obispos tibios y heterodoxos, pero se había negado a aplicar la misma medida con el Papa. Otros católicos, menos infectados por el virus de la papolatría, le explicaron que no tiene sentido castigar al capitán por seguir órdenes de su general. Le explicaron, por ejemplo, que si el Cardenal Dolan, Arzobispo de Nueva York, permitía que participara un grupo pro-sodomía en el desfile anual de San Patricio, era porque su jefe, el Papa Francisco quería una "apertura" hacía el pecado que clama venganza al Cielo; todos recordamos su comentario: ¿quién soy yo para juzgar? Vorris y su entorno mantuvieron una posición absurda durante los cinco primeros años del pontificado de Francisco; defendían la Tradición, atacaban a todos los obispos heterodoxos, a la vez que callaban sobre los errores doctrinales de Francisco. Tras años fingiendo que la crisis en la Iglesia era culpa de los obispos malos, del entorno del Papa, de los teólogos disidentes, de cualquiera menos el que estaba al mando, el asunto de Vigano fue la gota que colmó el vaso. Al fin Vorris reconoció que Francisco era un peligro para la Iglesia y pidió públicamente su dimisión. Me alegré mucho cuando me enteré de esto, porque Vorris es un valiente y muy hábil defensor de la fe. Es triste que hubiera tardado tanto en tomarse la pastilla roja, pero más vale tarde que nunca.

Otro periodista prominente que se tomó la pastilla roja es Patrick Coffin. De tener un puesto muy goloso en la empresa Catholic Answers, tuvo que buscarse la vida en solitario, tras denunciar los errores modernistas de Francisco. Su momento fue tras la encíclica Amoris Laeticia, cuando comprobó que lo que Francisco quería era efectivamente que los católicos divorciados que se han vuelto a casar, recibieran la comunión. Hubo un intervalo en que teóricamente era posible darle el beneficio de la duda, porque el documento en cuestión era tan ambiguo (intencionadamente) que se podía interpretar de ambas formas; de forma tradicional o de forma heterodoxa. Sin embargo, tras la declaración de los obispos argentinos, asegurando que ellos sí pensaban autorizar la comunión de personas que viven en un estado de adulterio público, y tras la afirmación de Francisco de que ESA interpretación de Amoris era la correcta, Coffin dejó de fingir que "aquí no pasa nada" y dimitió. La empresa Catholic Answers es un trágico ejemplo de como un medio católico puede desvirtuarse por querer defender a ultranza cada palabra que sale de la boca del Papa reinante. De una herramienta apologética poderosa, que ha contribuido a la conversión de muchas personas al catolicismo, se ha transformado en una máquina de propaganda, el Pravda de la Iglesia Católica [3], que en lugar de extender la Verdad, vende papolatría en estado puro.



Darse cuenta de lo que está pasando, y ver por primera vez la podredumbre en la Iglesia, en sí no es tomarse la pastilla roja. Además de caer en la cuenta de la gravedad de la situación, hay que decidirse por un camino, elegir enfrentarse a la dolorosa realidad y tener el valor de combatir. Primero viene la toma de conciencia, después viene la resolución. Hay muchos católicos que saben perfectamente que Francisco no predica el catolicismo auténtico, sino un sucedáneo, una mezcolanza de modernismo, buenismo sesentayochista y neo-marxismo, y, a pesar de saberlo, rehúsan criticar al Papa. No quieren complicarse la vida. Puede ser que se encuentran muy a gusto en su comunidad parroquial, y piensan que criticar abiertamente los errores de Francisco provocaría malestar y hasta tendrían que dejar de frecuentar la parroquia. Puede ser que dependen de alguna manera de la Iglesia para su sustento; el organista de una catedral, el profesor de matemáticas de una escuela católica, el cura del barrio, el administrativo de la diócesis. Cuando te juegas tus habichuelas, requiere coraje oponerse al mal que promueven los de arriba. Reconozco que para mí, un laico que se gana la vida sin depender de la Iglesia, es más fácil que para un "católico profesional". El caso más difícil es de una persona vinculada por votos a la Iglesia. La obediencia a sus superiores logra acallar a la mayoría de sacerdotes y monjas que perciben el problema. Naturalmente, es una obediencia mal entendida, una forma de servilismo eclesial que anula la verdadera libertad, que siempre es la capacidad para hacer el bien. Cuando la gente buena calla por falsa obediencia están haciendo el juego al Enemigo y en el fondo están traicionando a Dios.

Cuando un católico de buena fe se da cuenta de que Francisco no predica el Evangelio de Jesucristo, sino un falso evangelio, empieza a tirar del hilo y remonta hacia atrás para entender cómo es posible que un hombre semejante haya sido nombrado Sumo Pontífice. Inevitablemente, descubre que Francisco no es fruto del azar, sino la consecuencia lógica de décadas de desorientación diabólica en la Iglesia, por utilizar la frase de Sor Lucía, la vidente de Fátima. Tirando del hilo, este católico llega hasta el Concilio Vaticano II y, comparando sus documentos con el Magisterio anterior, consigue sumar dos más dos y concluye que la ortodoxia de documentos como Nostra Aetate es cuanto menos cuestionable. Empieza a entender que las semillas que los teólogos modernistas plantaron en aquel concilio hace 50 años, como por ejemplo la frase que afirma que la Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia Católica, ahora están llegando a su fruición. Empieza a entender que la apostasía actual es fruto de dos cosas: por un lado, aquellos errores doctrinales, que fueron introducidos sibilinamente en los documentos oficiales del Concilio mediante una ambigüedad calculada, y por otro lado, los cambios en la liturgia y la disciplina de la Iglesia que emanaron del "espíritu del Concilio". Si el católico ha llegado hasta aquí y es realmente de buena fe, tomará la firme resolución de resistir todos los errores que la jerarquía ha predicado desde el Concilio, en la medida de lo posible, dejará de asistir a la Misa modernista, en favor de la Misa tradicional, y reorientará su vida, para que se asemeje lo máximo posible a una vida auténticamente católica, como las de antaño. Si hace todo esto, habrá tomado la pastilla roja.

Algunos católicos, ante la magnitud de la corrupción eclesial, se escandalizan hasta el punto de negar que Francisco sea el legítimo Papa. Su razonamiento es el siguiente: este hombre claramente no predica la fe católica, por sus gestos y sus palabras no parece tener ningún amor por las almas, y en lugar de edificar la Iglesia parece que pretende destruirla; por tanto, no puede ser Papa, porque un Papa no actuaría así. No voy a entrar a refutar las tesis del sedevacantismo (algo que ya hice en otro artículo), sino dar una pequeña explicación psicológica de porqué un católico se declina por esta opción. En el fondo, creo que es por la repulsión tan grande que siente ante la Pasión de la Iglesia. Igual que los judíos no pueden creer en un mesías que sufrió y murió como Jesús, por tener una visión mesiánica desviada, los sedevacantistas se resisten a creer en una Iglesia que sufre y parece morir, por no asumir la dolorosa realidad humana de la Iglesia. El dolor de la Pasión de la Iglesia que contemplan es demasiado grande; prefieren negar que ese Cuerpo de Cristo, lacerado por los sacrilegios de los «innovadores litúrgicos», triturado por la herejía, y humillado por la traición de obispos «progresistas», sea realmente la Iglesia fundada y sostenida por Dios.

Tengo un amigo que pasó por esto precisamente (no lo voy a nombrar; él sabe quien es). Ante la terrible confusión que sembraba Francisco al principio de su pontificado, este amigo despertó y empezó a cuestionar todos los cambios que había impulsado el Concilio Vaticano II. Se tomó no una pastilla, sino una pastillaza roja, y descubrió para su horror que durante toda su vida adulta había estado engañado respecto a aspectos esenciales de la fe. Antes que asumir con resignación el dolor que esto provoca en un alma pía, se rebeló y se convenció de que Francisco no era Papa y que desde Juan XXIII tampoco ha habido Papa. Ahora ni siquiera asiste a la Misa tradicional diocesana, por objeciones teológicas con el sacerdote que oficia. Aunque hasta cierto punto comparto su postura, esta intransigencia le obliga a vivir su fe de una forma muy precaria y solitaria. Por una diferencia de opinión con el sacerdote, que generalmente es muy ortodoxo, yo no tengo el lujo de poder cortar radicalmente con la única Misa tradicional dominical a la que tengo acceso; tengo hijos y debo pensar en sus necesidades espirituales. Sospecho que el camino que ha tomado este amigo se debe en gran parte a su pertenencia anterior a uno de los movimientos eclesiales que mejor representa el neo-conservadurismo. Vivió durante muchos años dentro de una burbuja, aprendió a venerar al hombre que ocupaba la cátedra de San Pedro como un santo en vida; le inculcaron el culto a la personalidad del Papa, como si de una estrella de rock se tratara; le acostumbraron a hacer gimnasia mental, a justificar absolutamente TODO lo que hace o dice el Papa, como si la fe católica exigiera un asentimiento acrítico a cada ocurrencia del Papa. Cuando la burbuja de esta papolatría neo-con estalló, gracias a las declaraciones abiertamente heréticas de Francisco, el despertar sería tan brusco, tan violento, que no supo digerir la dura realidad. Pienso que yo he evitado caer en el sedevacantismo por haber abierto los ojos ANTES de la elección de Francisco. Gracias a Dios, poco después de tomarme la pastilla roja entré en contacto con unos santos sacerdotes de la Fraternidad San Pío X. Fue en los primeros años del pontificado de Benedicto XVI, un conservador, por lo que la llegada de Francisco no hizo tambalear mi fe en la Iglesia. Ya era consciente del daño causado por el Concilio, la Nueva Misa y todas las innovaciones de los últimos tiempos.

A medida que avance el desastroso pontificado de Francisco, es cada vez más difícil negar que existe una crisis de fe en la Iglesia, provocada no por factores externos, como la secularización de la sociedad o ideologías y religiones adversas, aunque está claro que esto no ayuda, sino por factores internos. Es el fenómeno que Pablo VI llamó la «auto-demolición de la Iglesia». La catastrófica perdida de almas es el resultado de la estrategia de la jerarquía de «dialogar con el mundo», la misma jerarquía que ha renunciado a su deber de censurar o expulsar a los herejes que confunden a los fieles; la Nueva Misa y todos las innovaciones litúrgicas han sido bendecidas por Roma; en las reuniones interreligiosas de Asís el indiferentismo religioso ha sido fomentado por los mismos Papas que luego se lamentaban por la «apostasía silenciosa» de Occidente. A pesar de todo esto, aún quedan católicos que piensan que lo que hay que hacer ante la crisis es callar y rezar. A estos les respondo con la exclamación de Santa Catalina de Siena, cuya actitud ante la crisis eclesial de su día fue admonestar severamente al Santo Padre: «por el silencio se ha podrido el mundo entero».

Ya no cuelan las excusas de los neo-católicos, que intentan blanquear cada error del Papa. Ya nadie se cree las frases que siempre sacan tras la enésima metedura de Francisco: «la traducción está mal», o «sus palabras están sacadas de contexto». Los católicos profesionales, que se ganan la vida diciéndonos «lo que realmente quiso decir el Papa», han agotado la paciencia de las personas de buena voluntad. Si Francisco de verdad necesita a un ejército de teólogos y expertos en relaciones públicas para hacer llegar al mundo los principios básicos de la fe católica, pienso que sería mejor que dejara paso a otra persona con mayores dotes de comunicación. No es tan complicado entender las verdades de fe; cualquier niño de primera comunión es capaz de ello. Tampoco debería ser necesario estudiar diez años de filosofía o tener conocimientos esotéricos para entender los mensaje del Papa. Sin embargo, los neo-católicos se empeñan en querer convencernos, como si fuéramos idiotas, de que una declaración que va en contra de la fe católica, en realidad es perfectamente ortodoxo; que lo que a todas luces es una innovación, es completamente compatible con la Tradición; y que un cambio en el Catecismo es en el fondo "una continuidad" con el Magisterio anterior. ¿Cuándo se tomarán en serio al Santo Padre, y serán capaces de creer que cuando dice A no quiere decir B? Un ejemplo de este circo mediático es la reacción a las entrevistas entre Francisco y el periodista ateo, Eugenio Scalfari. En dichas entrevistas, según Scalfari, Francisco dijo, entre otras, las siguientes herejías: 1. el Infierno no es eterno, 2. los ateos se pueden salvar, y 3. el proselitismo es una solemne tontería. Los apologetas francisquitas nos advierten de que no podemos tomar en serio lo que escribe Scalfari, porque, aparte de tener 93 años, nunca toma notas escritas en sus entrevistas. Además, sugieren que, por ser izquierdista y ateo, Scalfari tendrá motivos de sobra para tergiversar las palabras de Francisco. Vale, concedo que es posible que las palabras de Francisco fueran mal transcritas en la primera entrevista. ¿Pero en la segunda y la tercera? ¿Y cómo es posible que Francisco no salga para desmentir categóricamente todas las herejías que supuestamente dijo a Scalfari? Si no lo ha hecho, entiendo que suscribe lo que salió publicado. La única otra posibilidad es que Francisco tiene el juicio gravemente defectuoso, si sabiendo por experiencia que Scalfari le va a torcer todas sus palabras y crear confusión en la Iglesia, se presta una y otra vez a entrevistarse con este señor. Hay que escoger entre dos opciones: o Francisco realmente dijo estas herejías, o Francisco es más tonto que un mazo. En cualquier caso, no debería ser Papa.

Los católicos que han optado por tomarse la pastilla azul y volver a su mundo de fantasía, naturalmente se molestan cuando los que nos hemos tomado la pastilla roja hablamos de temas incómodos. Por perturbar su paz con verdades como templos, nos acusan de fechorías como "atacar a la Iglesia", cuando en realidad somos nosotros quienes la defendemos; nos dicen que somos "duros de corazón", cuando es una obra de misericordia corregir al que yerre; nos preguntan indignados: ¿quiénes sois vosotros para criticar al Papa?, a lo que respondemos: somos soldados de Cristo. Según un neo-católico, criticar al Papa es uno de los pecados imperdonables con el Espíritu Santo. Pero cualquiera que sabe algo de las Sagradas Escrituras, la historia de la Iglesia y el Magisterio, y tiene una pizca de sentido común, sabe que esto es mentira. Lógicamente, hay que tener el cuidado de formular las críticas de manera educada y respetuosa, y nunca hay que olvidar la dignidad del cargo que ostenta la persona a quien nos dirigimos. Si alguna vez he sido irrespetuoso o he utilizado un tono impropio, pido perdón ante todos mis lectores, y ante Dios Todopoderoso. Cada vez que he criticado a la jerarquía católica, ha sido motivado por amor a Cristo y Su Iglesia. Dicho esto, está claro que los católicos sí podemos, y a veces DEBEMOS, criticar a nuestros pastores. Según Santo Tomás de Aquino, los católicos tienen derecho, y a veces hasta LA OBLIGACIÓN, de criticar a sus superiores públicamente, cuando perciben que hay un peligro inminente para la fe. Esta enseñanza la basa en el incidente entre San Pablo y San Pedro, relatado en la Carta a los Gálatas, cuando el primero reprendió "a la cara" al primer Papa, por un comportamiento indigno que causaba confusión entre los fieles. El Código de Derecho Canónico, en su artículo 212/3 recoge el derecho de criticar a los prelados, el Papa incluido. Francisco mismo, ante una reunión de obispos italianos el año pasado, dijo lo siguiente: no es un pecado criticar al Papa. ¿Ahora quiénes son más papistas que el Papa?Creo que he dicho suficiente sobre esto, porque el tema está más claro que el agua.


NOTAS

[1] Caerse del burro, una expresión popular español, que significa darse cuenta de su error.

[2] Dar gato por liebre, otra expresión popular español, que se define así: engañar a una persona, haciendo pasar una cosa por otra mejor.

[3] El periódico Pravda fue el principal órgano de propaganda del régimen soviético durante sus 70 años de poder.

martes, 29 de enero de 2019

¿VOX es Católico?

El pasado mes de diciembre 2018, como lo sabrán los que residen en España, VOX, un partido político relativamente nuevo, cosechó un resultado tan significativo como inesperado en las elecciones regionales de Andalucía. Fue muy significativo porque la coalición de VOX con otros dos partidos de centro-derecha permitió desalojar del poder autonómico al PSOE (Partido Socialista Obrero Español), que de sus cuatro siglas se ha quedado con la primera. El P (Partido) es ahora más marxista que socialista; ha dejado de defender a los obreros y pacta con separatistas que buscan desmembrar España. Además, en Andalucía, donde gobernaban desde hace 36 años, habían tejido una red de corrupción mafiosa, con un sistema clientelar de captación de votos que haría sombra al mismísimo Hugo Chávez. El resultado también fue una sorpresa porque, mientras el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), que pagamos todos los contribuyentes en España, daba con suerte un escaño a VOX, al final sacó doce. Esto me recuerda otras elecciones con resultados "inesperados": el Brexit en el Reino Unido y la victoria de Trump en EEUU. El Sistema y sus medios afines siempre otorgan menos posibilidades al bando opuesto, porque saben que tiene un poderoso efecto psicológico; si los medios predicen que perderá un partido, desaniman los que pensaban votarle. Antes funcionaba de maravilla, pero hoy en día parece que la gente se ha espabilado un poco y tendrán que inventar nuevos trucos.

Este partido, VOX, que ha irrumpido con fuerza en el panorama político nacional español, dice sin complejos ser un partido de derechas, algo que no se oía en décadas. Para los que no están al día con la política española, explico como está el panorama. El partido más conservador hasta ahora, el PP (Partido Popular), en los últimos años, con Mariano Rajoy como presidente de gobierno, ha girado sensiblemente hacía la izquierda, asumiendo como propias todas las tesis del anterior gobierno socialista del nefasto traidor, José Luis Rodríguez Zapatero. Todas las leyes perversas que aprobó el gobierno de Zapatero, mientras estaba en la oposición, Rajoy criticó con dureza y hasta acudía a las manifestaciones en contra. Vienen a la mente la ley del aborto libre, la ley del sodomonio, la ley de "educación para la ciudadanía", un eufemismo para el adoctrinamiento obligatorio de los niños en el marxismo, o la ley de memoria histórica, que legisla sobre la Historia de España, en concreto sobre la Guerra Civil, la Cruzada por Dios y por España que perdieron los rojos, y aún les escuece. Durante sus siete años en el poder, Rajoy conservó, o como mucho "retocó", estas leyes inicuas. Es la enésima confirmación de la inutilidad de los políticos conservadores, expresada en esta frase de Chesterton:
Cada avance del progresista se convierte en un estatus para el conservador, [por lo que], a menudo, conservador solo significa alguien que conserva revoluciones.
La pregunta que se hacen muchos católicos en España es: ahora que por fin hay un partido con opciones de poder que parece combatir los males del progresismo, en vez de criticarlos para luego "conservalos", ¿hasta qué punto es católico VOX? Para poder responder a esta pregunta, propongo examinar los puntos fuertes y los puntos débiles de VOX, desde una perspectiva católica, y después establecer criterios para que un católico apoye una formación política.

Primero lo positivo de VOX. Su oposición a la ideología de género y la ley de violencia de género ha sido muy criticada por los medios del Sistema y sus portavoces a sueldo. Suele ocurrir que cuanto más insulten y calumnien a un determinado grupo, mejor me cae, y en este caso es un tema que me indigna especialmente. Actualmente en España existen juzgados que juzgan sólo a hombres; si una mujer denuncia a su marido por malos tratos, automáticamente se pone en marcha un protocolo de protección a la mujer y se trata al acusado de criminal, obviando así la presunción de inocencia (¡y luego los progres critican a la Iglesia por la Santa Inquisición!) Me dijo un buen amigo una frase que me heló la sangre: si no estás en la cárcel ahora mismo, es porque tu mujer no lo quiere. ¡Lo peor es que tenía razón! VOX quería sustituir la ley hembrista de violencia de género, que sólo se preocupa por la violencia ejercida por hombres contra las mujeres, por una ley de violencia intrafamiliar, que combate todo tipo de violencia en el seno de la familia, incluyendo la violencia contra los menores, padres, abuelos y CONTRA LOS HOMBRES. Por mucho que protesten las feminazis, las mujeres también usan la violencia contra sus maridos. La diferencia de fuerza física entre los sexos hace que normalmente no sea una violencia mortal, pero si tu mujer se abalanza sobre ti con un cuchillo, por poca fuerza que tenga, te puede hacer mucho daño, y no digamos nada si lleva una escopeta. Nadie habla de hombres que mueren a manos de sus esposas, porque, a diferencia del número de mujeres asesinadas por hombres, el gobierno no publica estas estadísticas. Será que no le importa que mueran hombres, porque no sirve para avanzar la causa marxista de la lucha entre los sexos y así destruir la familia.

Lo sangrante es que cuando VOX dice que quiere luchar contra toda violencia dentro de la familia, sin mirar el género, le acusan de machismo y de no querer proteger a las mujeres. El premio a la peor canallada sobre este tema es para el canal de televisión La Sexta (conocido cariñosamente como La Secta). En su programa de análisis político, Al Rojo Vivo, el 4 de enero de 2019 los "expertos" de La Sexta afirmaron que otros tipos de violencia en la familia, en comparación con la violencia de hombres contra mujeres, son "estadísticamente irrelevantes". Ya que ellos hablan de estadísticas, voy a rebatir esta mentira también con estadísticas. En el año 2018 que acaba de terminar, en España 47 mujeres fueron asesinadas por sus maridos/ ex maridos/ parejas o ex parejas. Los telediarios repiten esta cifra ad nauseam, para que todo el mundo piense que estas muertes son la peor tragedia que ocurre actualmente en España. Por supuesto que cada asesinato es una tragedia; yo no voy a negar algo así, y siempre resulta muy frío tratar vidas humanas como si fueran sólo números en un papel. Sin embargo, si los progres optan por argumentar que todas las demás tragedias son "estadísticamente irrelevantes", hay que responder con otra cifra: en el mismo año 2018, en España 22 niños fueron asesinados por sus padres o padrastros. Si tenemos en cuenta que hay unas 20 millones de mujeres adultas en España y unos 7 millones de menores, en proporción mueren más menores que mujeres. ¿Es menos trágico el asesinato de un niño que el asesinato de una mujer? ¿Realmente es esto lo que creen las feministas? Es más, habría que puntualizar algo sobre los menores asesinados en el seno de la familia: la mayoría son asesinados por mujeres. ¿Será por esto que no se quiere hablar del tema?

Es difícil de recabar información fiable sobre estos datos, porque el Ministerio del Interior sólo publica la cifra de menores que son asesinados por hombres en casos de violencia de género. Hay ONG´s que, a base de recortes de prensa, han llegado a publicar cifras, pero no son oficiales. Está claro que hay una intención de ocultar datos que son políticamente incorrectos, favorecer el feminismo supremacista, y pintar al hombre como el único agresor, con la mujer como la única víctima de violencia. La narrativa que los medios y la casta política nos cuentan es que los hombres somos todos violadores y asesinos en potencia, mientras que las mujeres son víctimas indefensas que nunca hacen daño a nadie. ¡Es una enorme mentira! Y si se nos ocurre hablar de tragedias, podríamos hablar de los 3700 suicidios anuales que hay en España; es decir, 80 veces más muertes que las mujeres asesinadas por violencia de género. Y el 75% de estos suicidios son hombres. Mientras que en España en el año 2018 se gastó 200 millones de euros de dinero público en la lucha contra la violencia de género, ¿sabe el lector cuánto dinero público se destinó a prevenir el suicidio? La respuesta es fácil: cero euros. 200 millones para 47 víctimas, y NADA para 3700 víctimas. ¿A alguien le parece extraña la desproporción de medios? Luego, que no me cuenten los políticos que quieren salvar vidas. Lo que quieren es aprovechar el dolor ajeno para imponer su ideología.


La segunda nota positiva de VOX es su oposición a la invasión mahometana de España. No hablo ya de inmigración sino de invasión, porque está claro que existe un plan bien diseñado para acabar con Europa mediante el influjo masivo de personas de razas, culturas y religiones distintas, que serán imposibles de asimilar y que acabarán suplantando a la población que las recibe. El conocido Plan Kalergi se gestó antes de la Segunda Guerra Mundial y las élites mundiales ahora están acelerando esta invasión. Richard Coudenhouve-Kalergi, un judío de origen húngaro que da nombre al plan, fue uno de los primeros diplomáticos en abogar por una unión de todos los países europeos, por lo que se le considera el padre espiritual de la actual Unión Europea. Quería la desaparición de la raza europea blanca en pro de una nueva raza mestiza, fruto de razas invasoras. En sus propias palabras: la futura raza afroeuroasiática reemplazará la diversidad de los pueblos. Y naturalmente, consideraba que los judíos debían estar en primera fila de esta "diversificación racial":
El judaísmo es el seno de donde surge una nueva aristocracia intelectual de Europa, el núcleo alrededor del cual se agrupa la aristocracia de la inteligencia, una raza superior. (Praktischer Idealismus, 1925)
El partido político VOX ha hecho más o menos lo que hizo hace tres años Donald Trump durante la campaña electoral presidencial de EEUU; ha hablado de un tema vital para la nación, pero del que nadie más quería hablar. Gracias a la corrección política de los grandes partidos del Sistema, que impone una ley de mordaza sobre asuntos incómodos, VOX ha sacado muchísimos votos, por ser el único partido que ha plantado cara a la inmigración ilegal en España. Los medios controlados le llaman xenófobo, islamófobo, fascista, etc. pero estos insultos ya no tienen gran efecto entre los votantes; sólo puedes gritar "lobo" unas cuantas veces, hasta que deja de funcionar.

Es absolutamente necesario proteger las fronteras, no sólo de España sino de cualquier país. Como dijo Ronald Reagan, un país que no es capaz de controlar sus fronteras en la práctica ha dejado de ser un país. El deseo de los izquierdistas, conservadores y demás mundialistas, de tener fronteras permeables y mantener un sistema de bienestar, es completamente irreal. Se podrá optar por una de las dos cosas, o por fronteras permeables o por un sistema de bienestar, pero es imposible mantener ambas. Esto lo entiende cualquiera con dos dedos de frente, pero se intenta ocultar lo obvio con argumentos sentimentales y absurdos. Si lo pensamos fríamente, tener la frontera abierta para que toda África pueda entrar a España, a la vez que aquí se ofrece educación, sanidad, alojamiento y ayudas sociales GRATIS a todos los inmigrantes que pisen suelo español, es como tener una tienda de chucherías en la puerta de un colegio y anunciar que se reparten caramelos gratis para todo el que quiera. ¿Cuánto duraría el negocio?  La entrada masiva y descontrolada de inmigrantes en España, unido al sistema de bienestar, es insostenible. Sería insostenible en cualquier país, pero para mayor inri España está endeudada hasta las cejas y tiene una tasa de paro del 20%.

Ahora me toca hablar de lo que no es tan católico en VOX. En su programa electoral VOX dice que defiende la vida, y esto podrá contentar a algunos católicos incautos, pero para el que ha seguido la política española en los últimos años, debo decir que no significa NADA. El PP (Partido Popular) también tenía en su programa electoral la defensa de la vida bajo Mariano Rajoy, y demostró ser tan pro-vida como el mismísimo Rey Herodes. Una cosa es decir en abstracto que defiendes la vida; otra cosa bien distinta es hacer algo al respecto. Reconozco cierto cinismo respecto a este tema, porque me he llevado tantas decepciones con los políticos que prometían luchar a favor de la vida y luego defraudaron completamente. Además, cuando le han apretado a Santiago Abascal, presidente de VOX, sobre este tema, sus declaraciones han sido muy ambiguas. Está claro que para él acabar con el aborto no es algo prioritario. Es triste, pero hay que decirlo: hablar en contra del aborto le puede causar muchos problemas a un político en España, y le aporta poquísimos votos. La realidad es que para la inmensa mayoría del electorado, NO ES UN TEMA IMPORTANTE. Por ende, los políticos, al ser un reflejo de la sociedad, tampoco dan importancia a la defensa de la vida. Como mucho dicen algunas frases altisonantes, sin comprometerse a nada concreto. Espero equivocarme, pero no creo que VOX haga nada efectivo en contra del aborto cuando alcance el poder.

La otra crítica que tengo en contra de VOX es su liberalismo. Hoy en día en España es muy difícil que un partido político no sea liberal, porque el liberalismo ha calado hasta todos los niveles de la sociedad. Hablo en el sentido original del término; es decir, la ideología que surgió a partir de la Revolución Francesa de 1789. Este liberalismo clásico ataca principios católicos que en su conjunto se pueden llamar el Reinado Social de Jesucristo. Por ejemplo, la confesionalidad del estado es una doctrina que la Iglesia Católica defendió desde 1789 hasta el Concilio Vaticano II. Con este concilio calamitoso, llamado por sus propios promotores "la Revolución Francesa en la Iglesia", el liberalismo pasó de ser herejía a doctrina de la Iglesia oficial. Sin embargo, la verdad es inmutable y cualquier católico debe saber que lo que antaño era una ofensa a Dios, hoy lo sigue siendo. Respecto al liberalismo, dice Abascal:
Nuestra identidad y la de toda Europa es cristiana y eso hay que preservarlo porque nuestros valores son superiores y dignifican al hombre... La separación entre Iglesia y Estado es un principio netamente cristiano.

No, la separación entre Iglesia y Estado es un principio netamente masónico. Este error literal está condenado en el Syllabus de Pío IX de 1864.

En cierto sentido, puedo perdonar a VOX el liberalismo que padece, porque en este caso hay que dar el beneficio de la duda. Si los propios obispos y el Papa, en lugar de predicar sobre la necesidad de que los estados reconozcan la soberanía de Jesucristo, predican errores liberales, ¿cómo vamos a exigir que los políticos lo hagan? Es muy posible que el Sr. Abascal jamás haya oído la verdadera doctrina tradicional, que sea un hombre de buena voluntad, buscando hacer el bien a su alcance.

Esto me lleva a considerar la posibilidad de que un católico apoye a VOX. Pienso que en la política, a diferencia de la religión, hay que ser flexible. La política no es una cuestión de dogmas, sino de hacer lo que uno pueda en una situación determinada. Hay veces que todas las opciones son malas; en estos casos hay que elegir la opción menos mala. Si absolutizamos la política, como si habláramos de verdades de fe, será imposible cualquier movimiento efectivo contrarrevolucionario. Deberíamos aprender de los malvados, que "son más astutos de los hijos de la luz", como nos advierte Nuestro Señor. Ellos no se quedan cruzados de brazos porque no consiguen de un plumazo todos sus objetivos; no renuncian a la actividad política porque no hay ningún partido lo bastante radical. En cuestiones morales hemos visto como van pasito a pasito, minando los cimientos de la sociedad católica, como un goteo constante que acaba por horadar la roca. Si nosotros queremos revertir los "avances" de los progresistas, debemos empezar por algún sitio, no desde la meta. La meta habrá que tenerla siempre en mente, pero luego hacer lo que es factible en cada momento.

Santiago Abascal, presidente de VOX
En conclusión, veo cosas que me gustan mucho de VOX. Lo que más me gusta es el odio furibundo que le tienen los medios controlados por el Sistema. Y me parece que no soy el único que piensa así; cada vez que un periodista llama a VOX un partido "de extrema derecha", ganan un votante más. Me gusta su postura frente a la ideología de género y la inmigración. No me fío de su supuesta defensa de la vida (ojalá me equivoque) y me repele su liberalismo. Sin embargo, en la actualidad no existe ningún otro partido en España que haga frente al progresismo de manera efectiva. Es verdad que hay partidos minoritarios que son plenamente católicos, pero si el objetivo es cambiar cosas, y para hacer eso primero hay que llegar al poder, no sirve sacar 5.000 votos en unas elecciones generales, como hacen algunos partidos que reniegan de VOX por no ser católico. La política es la ciencia de lo POSIBLE, no lo ideal. VOX no es ideal, pero con VOX podemos mejorar lo que hay y sinceramente no veo alternativa creíble.


viernes, 21 de diciembre de 2018

Instrucciones para demonios recién llegados a España

Como Inspector Jefe del Cuerpo de Tentadores en España, desde el Mando Central me han pedido que escriba estas breves instrucciones para los demonios que han sido recientemente destinados a este país, bien porque han recibido hace poco su ascenso al Cuerpo, bien porque acaban de ser trasladados desde otros territorios. Es vital entender las peculiaridades de España respecto al resto del mundo, si queremos ser eficaces en nuestra labor y alcanzar las cuotas que desde Abajo nos han impuesto. Naturalmente, los recién ascendidos al Cuerpo de Tentadores conocen lo más destacado de la historia de España, ya que la historia de los países reconquistados es un tema importante en la oposición que acaban de superar. Aún así, pienso que no viene mal recalcar algunos aspectos de la idiosincrasia española. A primera vista este país les parecerá un campo abonado, donde la cosecha de almas será cuantiosa. No les falta razón. Hemos tenido enormes éxitos en los últimos años, gracias por un lado a la democracia, y por otro a los maravillosos frutos del Concilio. No obstante, debo advertirles que los españoles son MUY PELIGROSOS. ¡Cuántas veces hemos creído ver el triunfo definitivo de Lucifer en esta tierra, para luego ser cruelmente defraudados! No hace falta que les recuerde episodios tan dolorosos como la Segunda Derrota (que ellos llaman Reconquista), la batalla de Lepanto, la Pérdida de América y más recientemente el fracaso de nuestra Gloriosa Revolución Roja. Puede parecer que ahora todo marcha bien, pero la aparente pasividad de los españoles ante el avance de nuestra causa no nos debe llevar a la complacencia; aún hay mucho terreno por ganar en la guerra por España. Nuestro Enemigo nunca duerme, y podemos estar seguros de que tiene algo especial reservado para este país, que tantas alegrías le ha dado en el pasado. De hecho, estamos recibiendo informes preocupantes del Cuerpo de Inteligencia, que indican que un alejamiento generalizado de las almas puede estar a la vuelta de la esquina. ¡Belzebú no lo quiera!

Ya saben que los no católicos no son objeto de nuestro interés; de ellos se encarga el Cuerpo de Consolidación. Por desgracia, entre los nativos en España todavía hay pocos fieles a Lucifer; la terrible costumbre de bautizar a los recién nacidos está muy arraigada, y los apóstatas auténticos son escasos. Para compensar esta situación desolador nuestros amigos en la ONU en los últimos años han provocado un influjo masivo de seguidores de nuestro profeta Mahoma en los territorios reconquistados de Europa. Todavía, a pesar de la invasión programada de mahometanos y la campaña ejemplar del Cuerpo de Propaganda, la gran mayoría de las almas en España pertenecen oficialmente al Enemigo. Con el fin de que su tentación sea más fructífera con las almas que les serán asignadas mientras trabajan en España, propongo hablar de la categoría en la que se pueden encuadrar nueve de cada diez almas españolas. España, como territorio recientemente reconquistado, está repleto de lo que el Mando Central denomina el católico de nombre sólo (CANOSO), el que es católico solamente porque nació en un país culturalmente católico y fue bautizado de pequeño. Ya sé que esto entraba en el temario de oposiciones, y que muchos lo tendrán muy claro, pero lo explico para los que vienen de territorios que siempre nos han sido fieles. El CANOSO nominalmente se adhiere a la fe católica, pero nunca se ha planteado nada en serio en relación a ella. Nunca reza, rara vez piensa en el Enemigo. Mientras que permanezca en pie la parroquia de su barrio, donde se bautizó e hizo la primera comunión, no se preocupa por como va la Iglesia.

Al CANOSO hay que animarle a seguir viviendo como si el Enemigo no existiera. Hemos inventado todo tipo de distracciones tecnológicas, para que jamás tenga un momento para pensar en el sentido último de su vida. Gracias al Concilio, en las últimas décadas en España hemos contado con un episcopado sumiso. Es más, puedo asegurarles que sin la colaboración activa de gran parte de la Jerarquía de la Iglesia española, hubiera sido imposible lograr en tan poco tiempo todos los avances que ahora ven: la secularización del país, la reorientación de sus leyes, que ahora se burlan de los Mandamientos del Enemigo, y la paganización de sus costumbres. Desde la muerte del detestado Francisco Franco, que tanto daño nos hizo, en España hemos aumentado progresivamente la droga del bienestar, a la vez que hemos procurado que el CANOSO no entre nunca en contacto con mensajes evangélicos. Con este fin el Cuerpo de Propaganda ha hecho un trabajo encomiable, depurando todos los medios de comunicación a nuestro servicio (que son prácticamente todos) de cualquier referencia al Otro, cuyo nombre no pronunciamos. Hemos llenado la televisión de programas de risa, series fantásticas con vampiros y dragones en las que no hay moral alguna, películas absurdas sin ningún mensaje (pero repletas de escenas de sexo y violencia gratuita), reality shows en los que siempre triunfa el concursante más zafio, y programas de debate en que todos los tertulianos fingen discutir, cuando en realidad todos están pagados por decir exactamente lo que les dicte nuestro Departamento de Ideología.

Los que vienen de las misiones o países donde siempre ha reinado nuestro Gran Líder, siempre tienen dificultades a la hora de entender al CANOSO que vive en un país reconquistado. Cada año hay algún demonio que pide al Mando Central la devolución de los CANOSO´s al Cuerpo de Consolidación. Argumentan que no es necesario dedicar tantos efectivos y recursos a las almas que en la práctica ya están en nuestro Reino, y que el trabajo de los tentadores debería ser exclusivamente para las almas en poder del Enemigo. Cada año el Mando Central rechaza la petición y se reafirma en la idea de que los CANOSO´s son una categoría aparte, y requieren la atención de los tentadores. Esto se debe a que los recién llegados subestiman el daño que puede causar la inercia cultural que favorece al Enemigo. Nuestro deseo es lógicamente borrar de la Tierra cualquier vestigio del reinado social de Aquel a quien tanto odiamos y cuyo nombre no pronunciamos; mientras esto no sea posible, tenemos que operar con gran cautela dentro de sociedades que preservan elementos de sus raíces espirituales que nos son contrarias. Un católico lapso que vive en un país que hace no mucho estaba plenamente en poder del Enemigo, es como un hombre que se pierde en el campo, a pesar de las señales que le indican el camino. Si alguna vez el hombre tiene la ocurrencia de fijarse en las señales y seguirlas, dejará de estar perdido y llegará a su destino. No podemos consentir que los vestigios culturales del Reino del Enemigo hablen a las almas. La clave está en DESVIRTUAR los aspectos de la cultura que son favorables al Enemigo. Les pondré un par de ejemplos, para que lo entiendan mejor.

Algunos de ustedes pensarán que será un gran problema que el CANOSO asista de vez en cuando, por puro compromiso social, a una Misa. En términos generales, la Misa es nuestra peor pesadilla, y luchamos para su completa erradicación en el mundo. Sin embargo, dado que esto aún no es posible, toleramos que los CANOSO´s se casen por la Iglesia, que bauticen a sus hijos, que éstos hagan la primera comunión, siempre que no se lo tomen demasiado en serio. De hecho, últimamente los sacramentos desvirtuados están dando excelentes resultados; al reducir todo a un evento social, el sentido religioso y sagrado se diluye por completo y lo que brilla por su ausencia en estos eventos es la verdadera comunicación con el Enemigo, esa odiosa práctica que ellos llaman "oración". Las Fuerzas Especiales del Cuerpo de Tentadores, que se encargan de las almas consagradas al Enemigo, han cosechado grandes victorias en esta desvirtualización de los sacramentos, especialmente en las Misas de funeral, en que el cura, si es afín (y la mayoría lo son), canoniza al difunto por lo buena gente que era, quitando así cualquier motivo de rezar por su alma. De esta manera se frustra la mejor oportunidad que tiene el Enemigo de recordar al CANOSO las cuatro últimas cosas; de cuatro, queda solamente una: ese lugar horrible que ellos llaman "Cielo". Nunca viene mal repetir la primera regla que aprendieron en la Escuela de Tentadores: las almas jamás deben pensar en nuestro Hogar, donde tenemos un sitio reservado para cada una de ellas, si siguen por el Camino Ancho. Sugerimos este pensamiento al típico CANOSO: "si todos vamos directo al Cielo, ¿para qué molestarme por cumplir los Mandamientos y por adquirir las virtudes, que son tan fastidiosas?" En las dos o tres Misas que el CANOSO oirá al año, los sermones podrían ser un problema, pero las Fuerzas Especiales se han encargado de que el cura no moleste a nadie. Con muy pocas excepciones, se limitará a repetir "Dios es bueno y nos tenemos que querer, Dios es bueno y nos tenemos que querer, Dios es bueno y nos tenemos que querer, Dios es bueno y nos tenemos que querer, Dios es bueno y nos tenemos que querer, Dios es bueno y nos tenemos que querer...." Han estudiado que en los seres humanos la banalidad en combinación con la repetición produce un efecto hipnótico, muy deseable para nuestra causa, si nos referimos a un sermón. Conviene que el cerebro del CANOSO poco a poco se desconecte durante la Misa. De esta manera estará a salvo de las influencias nocivas del Espíritu del Enemigo y nunca saldrá de la Misa pensando que tiene que cambiar algo en su vida.

Otro ejemplo, que sin duda les será familiar, de como desvirtuar los elementos culturales desfavorables de un territorio reconquistado, es lo que el Cuerpo de Propaganda ha hecho con la Navidad. La campaña de expulsar a Aquel que no nombramos de la Navidad se inició en los EEUU, un territorio que nunca ha pertenecido enteramente al Enemigo, donde tenemos grandes influencias, sobre todo en Hollywood y la industria de la música. Gracias a la globalización, los efectos de esta campaña se notaron pronto en el mundo entero, incluso en territorios que aún estaban en manos enemigas. Sustituimos villancicos auténticamente navideños, que cantan al Niño en el pesebre, por canciones mundanas sobre la nieve, los renos y demás tonterías. ¡Fue un éxito redondo! Como sabrán, en los países de habla inglesa hasta los más adeptos al Enemigo se lo tragaron. Esto reafirma el viejo refrán: "con un poco de azúcar el vicio entra mejor". Por desgracia, en España nos costó mucho más que en EEUU diluir el sentido religioso de la Navidad. En parte fue por la barrera cultural que supuso el franquismo, y en parte porque las tradiciones perjudiciales, como el belenismo y el canto de villancicos populares, aún tenían mucho peso. Con la muerte de Franco todo se volvió más fácil. El Mando Central ordenó contrarrestar esas tradiciones navideñas negativas con un materialismo desaforado, y la estrategia funcionó a la perfección, gracias en buena medida a la televisión y empresas como El Corte Inglés, que tanto nos ha ayudado a identificar la Navidad con el consumismo. Ahora hay muchos españoles que dicen odiar la Navidad, cuando realmente lo que odian es gastar ingentes cantidades de dinero en regalos estúpidos e innecesarios y en comer hasta que les duele la barriga. Hemos conseguido que los niños asocien la Navidad con la avaricia y que los mayores la asocien con la gula y las borracheras. ¡Otro triunfo para el Cuerpo de Propaganda!

Basta con asegurarnos de que al CANOSO no le falte ninguna necesidad inmediata, para que no se despierte a la presencia del Enemigo, que siempre está al acecho. Teniendo un sueldecillo para llegar a fin de mes, pagando las facturas, la comida, el colegios de los niños, y (¡muy importante!) los pequeños vicios que le permiten seguir tirando, este católico seguirá viviendo de manera muy positiva, a pesar de no tener pecados muy espectaculares. Conviene recordar lo que les enseñaron en la Escuela de Tentadores: más vale alma en mano que ciento volando. Si con un solo pecado mortal logramos traer a un alma a Casa, frustrando todos los planes del Enemigo, es preferible a una vida llena de pecados deliciosos, si al final se nos escapa. Sé que les puede parecer aburrido, sobre todo si vienen de territorios donde nuestro Líder es adorado abiertamente, a plena luz del día. En territorios reconquistados hay que tener más cuidado, y recordar que el CANOSO, además de ser un premio mayor que un no bautizado, puede despertar en cualquier momento a las inspiraciones del Espíritu del Enemigo. Es una enorme suerte que los seres humanos, a diferencia de nosotros, sean incapaces de ver el sello imborrable en el alma que produce el bautismo. Si lo pudieran ver, nuestro trabajo con los católicos lapsos sería prácticamente imposible. Tiemblo al pensar en el poder que tiene al alcance de la mano el CANOSO. Nuestra tarea debe ser siempre evitar que sepa su verdadero potencial. En las reuniones del CCD [1] de España hemos acordado que la línea estratégica a seguir aquí es ésta: anestesiar a nuestra presa por todos los medios posibles.


La anestesia espiritual es nuestra mejor arma en territorios reconquistados. Ojalá llegue el día en que podamos ver sacrificios humanos en las plazas principales de España. Por ahora debemos contentarnos con los sacrificios escondidos tras las puertas de los abortorios, que también son agradables a Nuestro Líder. Ya sé que odian a los españoles; yo también. Pero a veces el odio no es suficiente; hay que tener un plan y saber llevarlo a cabo. Nuestra táctica debe ser mantener un perfil bajo, ser discretos, insinuarnos en lugar de forzar las voluntades. Así realmente no hacemos daño a nadie, a diferencia de los marxistas que van armando revoluciones por doquier. El peligro de un marxista, por mucho que nos guste, es que provoca reacciones impredecibles en los demás. He presentado varias quejas al Mando Central debido a las actuaciones torpes y mal calculadas llevadas a cabo por el Cuerpo de Progreso, por haber estropeado años de trabajo minucioso en miles de almas; a raíz de un estallido de violencia revolucionaria, en cuestión de horas incontables almas se dan cuenta de que la izquierda les ha estado mintiendo durante años, empiezan a cuestionar nuestros dogmas, buscan respuestas en el bando opuesto y las perdemos. Es por ello que yo voté en contra de la creación del nuevo partido político Podemos. A pesar de algunas victorias pírricas, nos ha causado graves problemas entre los católicos tibios, que empiezan a decantarse claramente en contra de la izquierda. Hubiera sido mejor dejar el panorama político como estaba; en España el PPSOE [2] ha dado unos réditos buenísimos y creo que podía haber seguido así durante muchos años más. Ahora, debido a la radicalización de la izquierda, ha emergido un nuevo partido, VOX, que osa llamarse de derechas y amenaza con desestabilizar el régimen que hemos construido con tanto esfuerzo. Habrá que vigilar a VOX muy de cerca, y me consta que un equipo especial de tentadores ya está trabajando en pervertir a su directiva.

"Bush es el demonio", dice la pancarta de Hugo Chávez.
"Me alegro de haber podido aclararte algunas cosas", dice el demonio.
A ustedes, como demonios menores, no les toca decidir sobre cuestiones de índole nacional, sino tentar individualmente a las almas a su cargo. La anestesia espiritual que deben aplicar al CANOSO debe reafirmar su autoestima y confirmar su decisión (consciente o no) de seguir por el Camino Ancho. Es muy efectivo susurrarle mensajes tranquilizadores en el oído, felicitarle por su serenidad, su sensatez ante los problemas. Le solemos decir cosas por el estilo:
¡Qué bien estás! Tú no te alteras porque las cosas no van bien con tu mujer, porque tus hijos te faltan al respeto. Es lo normal hoy en día, a todos tus amigos les pasa lo mismo. Eres buena persona, la gente te quiere. A nadie le importan tus pecadillos.
Hay que inducirle una pequeña dosis de nuestro pecado favorito, la soberbia, para que se sienta satisfecho con su vida mediocre. Pero tengan mucho cuidado de no excederse; un exceso de soberbia en un CANOSO crea problemas. No queremos que destaque en la maldad, sólo que esté suficientemente protegido de la fuerza que el Enemigo llama "gracia". Nuestro trabajo con el CANOSO es lento y gradual, porque la paciencia todo lo alcanza. Día a día, semana a semana, año a año, le chupamos toda fuerza vital, hasta no dejar nada más que una carcasa de hombre, incapaz de rebelarse contra nuestro poder. Acaba completamente rendido ante sus pecados y defectos. No olviden que tenemos toda la Eternidad para torturar lentamente a la presa en Nuestro Hogar, donde su dolor será terrible y sin fin.

Sin más instrucciones que impartir, sólo me queda despedirme, deseándoles muchos éxitos en su nuevo destino. Les aseguro de mi odio sin límites; hacía ustedes, hacía las almas y, por encima de todo, hacía el Enemigo y Su Madre, la muy .......... [3]


NOTAS

[1] Comité Central Demoníaco

[2] Amalgama de los dos grandes partidos oficialistas de España, el Partido Popular (conservador) y Partido Socialista Obrero Español.

[3] Es costumbre de los demonios despedirse con una blasfemia. Por la política editorial de esta página dicha blasfemia queda censurada.

Instruction for demons new to Spain

As Chief Inspector of the Temptation Department in Spain, Central Command has asked me to write these brief instructions for the demons that have recently been sent to this country, either because they have just received their promotion to the Department, or because they have just been transferred from other territories. It is vital to understand the peculiarities of Spain with respect to the rest of the world, if we want to be effective in our work and reach the quotas that we have been given from Below. Naturally, the newly promoted demons to the Temptation Department are familiar with the history of Spain, since the history of reconquered countries is an important part of the selection exams that you have just passed. Still, I think it is not a bad idea to emphasize some aspects of the Spanish idiosyncrasy. At first glance this country will seem like a fertile field, where the harvest of souls will be plentiful. This are certainly good reasons for this belief. We have had enormous success in recent years, thanks on the one hand to democracy, and on the other to the wonderful fruits of the Second Vatican Council. However, I must warn you that Spaniards are VERY DANGEROUS. Many times we believed that the definitive triumph of Lucifer in this land was within our grasp, only to be cruelly disappointed. I do not need to remind you of such painful episodes as the Second Defeat (which they call Reconquista), the Battle of Lepanto, the Loss of America and more recently the failure of our Glorious Red Revolution. It may seem that everything is going well now, but the apparent passivity of the Spaniards as our cause advances, should not lead us into complacency; there is still much ground to be gained in the war for Spain. Our Enemy never sleeps, and we should assume that he has something special up his sleeve for this country, which has given him so many great victories in the past. In fact, the Intelligence Department has drawn up disturbing reports, indicating that in Spain a widespread loss of souls may be just around the corner. May Beelzebub not permit it!

As you know, we are not concerned with non-Catholics; the Consolidation Department takes care of them. Unfortunately, among natives Spaniards there are still few who are faithful to Lucifer; the abominable custom of baptizing newborn infants is ingrained in their mindset, and true apostates are scarce. To compensate for this devastating situation, our friends at the UN in recent years have provoked a massive influx of followers of our Prophet Muhammad into the reconquered territories of Europe. Yet, despite the planned invasion of Mohammedans and the exemplary campaign of our Propaganda Department, the great majority of souls in Spain still officially belongs to the Enemy. In order that you may be more fruitful in the temptation of the souls assigned to you while you work in Spain, I propose to speak of the category into which nine out of ten Spanish souls fall. Spain, as a newly reconquered territory, is full of what Central Command calls the Catholic in name only (CINO), who is Catholic only because he or she was born in a culturally Catholic country and was baptized as an infant. I know that this is studied at Tempter School, and that most of you understand perfectly, but I would like to repeat it for the benefit of those who have been transferred from territories that have always been faithful to us. The CINO nominally adheres to the Catholic faith, but has never given it any serious thought. He almost never goes to Mass and rarely thinks about the Enemy. As long as his neighborhood parish, where he was baptized and received his first communion, is still standing, he cares not about the state of the Church.

The CINO must be encouraged to continue living as if the Enemy did not exist. We have invented all manner of technological distractions, so that he never has a moment to think about the ultimate meaning of his life. Thanks largely to the Council, in the last few decades in Spain we have enjoyed a submissive episcopate. Moreover, I can assure you that without the active collaboration of a significant part of the hierarchy of the Spanish Church, it would have been impossible to achieve in such a short time all the advances that you now see: the secularization of the country, the reorientation of its laws, which now directly mock the Enemy's Commandments, and the paganization of customs. Since the death of the detested Francisco Franco, who did our cause so much harm, in Spain we have progressively increased the welfare drug, while simultaneously trying to ensure that the CINO never comes into contact with the message of the Gospel. To this end, the Propaganda Department has done a tremendous job, purging the mass media outlets at our service (which are practically all of them) of any references to the Other, whose name we do not pronounce. We have filled television with comedy programs, fantasty shows with vampires and dragons that are totally devoid of morality, flashy films with no meaning (but full of sex scenes and gratuitous violence), reality shows in which the most vulgar, shameless contestant always wins, and debate programs in which the "experts" pretend to argue, when in fact they are all paid to say exactly what our Ideology Department dictates to them.

The demons who come from missionary countries or territories where our Great Leader has always reigned, often have difficulty understanding the CINO who lives in a reconquered country. Each year there is a petition, asking Central Command to return the CINO´s to the Consolidation Department. They argue that it is not necessary to dedicate so many resources and personnel to souls that in practice are already in our Kingdom, and that tempters should work exclusively on souls in the power of the Enemy. Each year Central Command rejects this request and repeats the order that the CINO´s are a separate category, who require the attention of tempters. Newcomers tend to underestimate the damage that negative cultural inertia causes us. Our desire is logically to erase from the Earth any vestige of the social reign of the One whom we hate so much and whose name we do not utter; until this is achieved, we should operate with great caution in societies that preserve elements of their spiritual roots that are contrary to us. A lapse Catholic who lives in a territory that was not long ago fully in the power of the Enemy, is like a man who gets lost in the coutryside, despite signs that show him the way. If it ever occurs to him to ​​look at the signs and follow them, he will no longer be lost and will arrive at his destination. We cannot allow the cultural remains of the Enemy´s Kingdom to speak to souls. The key is to DISTORT the aspects of a culture that are favorable to the Enemy. I will give you a couple of examples, so that you can better understand this.

Some of you may find it a problem that the CINO has social commitments that require him to attend Mass from time to time. In general terms, the Mass is our worst nightmare, and we fight for its complete eradication all over the world. However, since there is still a long way to go for this to become reality, we tolerate the CINO's to be married in the Church, we allow them to baptize their children, and to take their children to receive the sacraments of initiation, as long as they do not take it too seriously. In fact, diluted sacraments produce excellent results; by reducing the Mass to a social event, any awareness of the sacred disappears, and in these ceremonies true communication with the Enemy, that odious practice that they call "prayer", is totally absent. The Special Forces of the Temptation Department, the highly trained demons who are in charge of those souls consecrated to the Enemy, have reaped wonderful fruits in this distortion of the sacraments, especially in funeral Masses; the priest, if he is friendly to our cause (and in Spain most of them are), canonizes the deceased because "he was such a nice man", thereby neutralizing any desire to pray for his soul. In this way, we also thwart the best chance the Enemy has of reminding the CINO of the Four Last Things; out of four, only one is left: that horrible place they call "Heaven". It never hurts to repeat the first rule you learned at Tempter School: souls should never think about our Home, where we have a place reserved for each of them, if they follow the Broad Way. We can insinuate this type of thought to the typical CINO: "if we all go straight to Heaven, why bother to obey the Commandments and to acquire the virtues, which are so tiresome?" In the two or three Masses that the CINO will hear each year, sermons could be a problem, but the Special Forces have taken care of that; the priest will not bother anyone. With very few exceptions, the sermon will be little more than: "God is good and we should love each other, God is good and we should love each other, God is good and we should love each other, God is good and we should love each other, God is good and we should love each other, God is good and we should love each other ... " You have surely studied that in humans a combination of repetition and banality produces a hypnotic effect which is very desirable for our cause, if our prey is listening to a sermon. We want the brain of the CINO to disconnect little by little during the Mass. In this way he will be safe from the noxious effect of the Enemy's Spirit and will never leave Mass thinking that he ought to change something in his life.

Another example, which will undoubtedly be familiar to you, of how to distort unfavorable cultural elements of a reconquered territory, is what the Propaganda Department has done with Christmas. The campaign to expel the One we do not name from Christmas began in the United States of America, a territory that has never belonged entirely to the Enemy, where we have great influence, especially in Hollywood and the music industry. Thanks to globalization, the effects of this campaign were soon noticed throughout the world, even in territories that were still in enemy hands. We substituted authentic Christmas carols, that sang about a Child in a manger, for worldly songs about snow, reindeer and other nonsense. It was an amazing success! As you know, in English-speaking countries even very hostile souls swallowed it. This reaffirms the old saying: "a spoonful of sugar helps the vice go down". Unfortunately, in Spain it cost us much more than in the USA to dilute the religious meaning of Christmas. This was partly due to the cultural barrier of Franco´s regime, and partly because of harmful traditions, such as the Nativity scene and popular Christmas carols. With Franco's death everything became easier. Central Command ordered us to counter these negative Christmas traditions with unbridled materialism, and the strategy worked marvellously, largely thanks to the television and to retail companies like El Corte Inglés, that helped us to identify Christmas with consumerism. Nowadays there are many Spaniards who say they hate Christmas (I get a thrill every time someone says that!), when what they really hate is spending huge amounts of money on ridiculous, unnecessary gifts and eating until their stomachs ache. Our success has been so complete that now children associate Christmas with greed and adults associate it with gluttony and drunkenness.

All we have to do to prevent the CINO from waking up to the Enemy´s presence, who is always vigilant, is make sure that he has no immediate practical needs. If he has just enough to make ends meet, if he is able to pay the bills, his food, schooling for his children, and (very importantly!) the small vices that help him get through the week, this Catholic will continue to live in a very positive way, despite never rising to any spectacular level of sin. It is worth remembering what you were taught in the Temptation School: a soul in hand is worth two in the bush. If with one mortal sin we manage to bring a soul home, frustrating all the Enemy´s plans, that is to be prefered to a life full of delicious sins, if in the end the soul escapes us. I know it may seem boring, especially for those of you who come from territories where our Leader is openly worshiped in broad daylight. In reconquered territories we must be very careful, and remember that the CINO, appart from being a greater prize than an unbaptized soul, can wake up at any moment to the inspirations of the Enemy's Spirit. We are tremendously fortunate that human beings, unlike us, are unable to see the indelible seal in the soul that baptism produces. If they could see it, our work with lapsed Catholics would be practically impossible. I tremble at the thought of the power that a CINO has at his disposal. Our task should always be to prevent him from knowing his true potential. In the meetings of the DCC [1] of Spain we have agreed that the strategy to follow here is this: anesthetize our prey by all possible means.


Spiritual anesthesia is our best weapon in reconquered territories. Hopefully the day will come when we can see human sacrifices in the main squares of Spain. For now we should be content with the sacrifices that are carried out behind the doors of abortion mills, which are also pleasing to Our Leader. I know you hate the Spanish; so do I. But sometimes hatred is not enough; we have to have a plan and know how to bring it to fruition. Our tactic should be to maintain a low profile, to be discreet, to insinuate ourselves instead of forcing wills. Like that we will hurt no one, unlike the marxists who stir up revolutions everywhere. The danger of the marxists, however much we like them, is that they provoke unpredictable reactions in other souls. I have presented several complaints to Central Command due to the awkward and poorly calculated actions carried out by the Progress Department, that have spoiled years of painstaking work in thousands of souls; as a result of an outbreak of revolutionary violence, in a matter of hours countless souls realize that the Left has been lying to them for years, they begin to question our dogmas, they look for answers on the opposite side and we lose them. That is why I voted against the creation of the new political party, Podemos. Despite some pyrrhic victories, it has caused us serious problems amongst lukewarm Catholics, who are beginning to openly reject the Left. It would have been better to leave the political landscape as it was; in Spain the PPSOE [2] has yielded very good returns and I think it could have stayed that way for many more years. Now, due to the radicalization of the Left, a new party has emerged, VOX, which dares to call itself a Right wing party, and threatens to destabilize the regime that we have built with so much effort. VOX will have to be watched closely, and I believe that a special team of tempters is already working on perverting their leaders.

"Bush es el demonio", dice la pancarta de Hugo Chávez.
"Me alegro de haber podido aclararte algunas cosas", dice el demonio.


You, as minor demons, do not have to decide on national matters, but individually tempt the souls in your charge. The spiritual anesthesia that you must apply to the CINO must reaffirm his self-esteem and confirm his decision (conscious or not) to follow the Broad Path. It is very effective to whisper tranquilizing messages in his ear, to congratulate him for his serenity, his good sense in the face of problems. We usually say things like such as:

Well done! You don´t get worked up just because things aren´t going well with your wife, because your children disrespect you. That´s perfectly is normal nowadays, all your friends are in the same boat. You are a good chap, people like you. Nobody cares about your petty sins.

We must administer him a small dose of our favorite sin, pride, so that he feels satisfied with his mediocre life. But be very careful not to overdo it; an excess of arrogance in a CINO causes more problems than it is worth. We do not want him to stand out in evil, only that he is sufficiently protected from the force that the Enemy calls "grace". Our job with the CINO is a slow, patient one. Day by day, week by week, year by year, we suck all his life force, leaving nothing but a husk of a man, unable to rebel against our power, even if he wanted to. He ends up in complete surrender to his sins and vices. Never forget that we have all Eternity to slowly torture the souls we win in Our Home, where their pain will be as terrible as unending.

With no further instructions, allow me simply to wish you great success in your new destination. I convey to you all my undying hatred, as well as my hatred towards all human souls and, above all, towards the Enemy and His Mother, the .......... [3]





NOTES


[1] Demonic Central Committee

[2] Amalgamation of the two major official parties of Spain, the PP (Popular Party), the conservatives, and the PSOE (Spanish Socialist Workers Party).

[3] It is the custom of demons to finish their communications with a blasphemy. Following the editorial policy of this web site, this blasphemy is censored.


miércoles, 5 de diciembre de 2018

Cuatro consejos para las jóvenes de hoy

Es increíble la ignorancia y estulticia que impera hoy en día entre la juventud. No culpo a los jóvenes por ello, porque en el fondo son víctimas de la Revolución, que les ha lavado el cerebro con miles de horas de programas de televisión, llenos de mensajes subversivos; con películas y música que exaltan el mal y ridiculizan el bien; y con un sistema educativo que enseña que lo que antes se llamaba blanco ahora se llama negro. No soy psicólogo y no me considero experto en casi nada, pero escribo esto porque soy profesor y soy padre. Día a día veo a mis alumnos echarse a perder. Veo como se van preparando para la infelicidad en este mundo y la eterna desdicha en el otro. Naturalmente, mientras hay vida hay esperanza, pero el camino que uno elige cuando se es joven marca en gran medida su destino, y el que la gran mayoría escoge es el camino equivocado. Como padre procuro proteger a mis hijos de las influencias nocivas de la sociedad, y en el caso de que sea imposible aislarles totalmente, mi táctica es inocularles a una edad temprana contra el veneno que se les suministrará. A mis HIJAS, (los peligros para el varón son otros) desde que eran muy pequeñas, les decía estas cuatro cosas, que creo que toda joven debería escuchar. Dicen que la experiencia es un peine que te da la vida cuando te quedas calvo. Yo ya no soy joven. En mi juventud cometí errores de los que me arrepiento, pero no se puede dar marcha atrás con el tiempo. Si el peine que me ha dado la vida, en forma de estos cuatro consejos, puede ser útil a otros, pienso que es mi obligación compartirlo.



1. Tu virginidad es un tesoro que debes custodiar.

Solamente en nuestra sociedad occidental atea poscristiana se considera la virginidad una molestia de la que hay que deshacerse cuanto antes. Todas las culturas de todas las épocas, excepto la nuestra, han otorgado un gran valor a la virginidad, especialmente la femenina. Desde que son pequeñas yo les digo a mis hijas que se tienen que mantener puras, porque Dios las quiere así. No entro en detalles, porque no es necesario y quiero preservar su inocencia. Procuro hablarles en términos que pueden entender. Les digo que si fueran vestidas con un traje blanco de primera comunión, no se les ocurriría meterse por caminos donde hay barro, porque se ensuciarían. Irían por caminos asfaltados, teniendo mucho cuidado donde pisan. Les hago entender que esto es lo que hay que hacer para mantenerse puras y no ofender a Dios. Si se meten en malos ambientes, forman malas amistades y frecuentan sitios donde abunda el vicio, es casi imposible que su pureza no quede manchada por el barro del pecado.

Les digo que tienen un tesoro de valor incalculable. Si encuentran a un hombre bueno, podrán casarse con él y darle su tesoro. Les digo que también hay mujeres que son llamadas a la vida religiosa, y en ese caso no entregan su tesoro a ningún hombre, sino solamente a Dios. Una vez que el tesoro se da ya no se puede recuperar. Se da una vez en la vida, nada más. Les digo: hay chicas que regalan su tesoro a cualquiera, a un chico que no significa nada en su vida. Esto es como tener un enorme diamante e intercambiarlo por un paquete de chicles. ¡Qué tontas son! 

Los medios de comunicación, lejos de transmitir el valor de la virginidad, venden la idea de que las chicas tienen que acostarse con muchos chicos cuando son jóvenes, porque es el momento idóneo para "disfrutar de la vida". Además, afirman que sin mantener relaciones íntimas con un chico es imposible averiguar si hay "compatibilidad sexual"; para poder encontrar al hombre definitivo, la "media naranja", hay tener una amplia experiencia en el campo afectivo-sexual. Es una idea tan estúpida como decir que hay que comprar muchas casas para saber donde te gustaría vivir, o que hay que estudiar muchas carreras antes de saber a lo que te quieres dedicar profesionalmente. En realidad es justo lo contrario. Las investigaciones sociológicas demuestran que cuantas más parejas tengas de joven, menos posibilidades tendrás de formar y mantener una relación satisfactoria y duradera. Para los católicos no debe ser una gran sorpresa leer, en todos los estudios que se han realizado sobre la materia, que las mujeres con menos probabilidades de divorciarse son las que se casan siendo vírgenes.

Dios nos dio la inteligencia, entre otras cosas, para pensar ANTES de actuar; para entender las consecuencias de nuestros actos. Sin embargo, hoy en día entre las jóvenes predomina una actitud irreflexiva e irresponsable en el terreno amoroso, y esto acarrea un precio altísimo. El sexo tiene una función biológica muy clara: la reproducción. Aunque se intente huir de esta realidad, con métodos anticonceptivos y abortos, la naturaleza humana está diseñada para esta función. Cuando una joven desvincula el sexo de la procreación y lo convierte en una mera herramienta de placer, sin saberlo se autodestruye y se incapacita para futuras relaciones, porque el sexo, para potenciar su función reproductora, tiene un fuerte componente emocional. Dios ha querido que la unión sexual sea una especie de pegamento emocional entre un hombre y una mujer, con el fin de que guarden mutua fidelidad y compartan la difícil tarea de criar y educar a los hijos que surjan de su relación. Es como pegar a la pared un perchero con materia adhesiva; si el pegamento es de buena calidad, lo normal es que quede allí toda la vida, pero cada vez que despegas el perchero para cambiarlo de sitio, el adhesivo será menos fuerte, hasta que ya no se queda pegado. Pasa lo mismo con la unión emocional asociada al sexo; con cada nueva pareja sexual el vínculo emocional creado será menos fuerte, hasta llegar al punto en que una chica es totalmente incapaz de tener una relación duradera con un hombre.


2. No despiertes el amor antes de tiempo.

Esta frase me la dijo un buen amigo cuando yo tenía 19 años, y me pareció un consejo maravilloso. No es de extrañar, porque es una cita aproximada del Cantar de los Cantares, que dice literalmente:
Juradme, hijas de Jerusalén, que no despertaréis, ni desvelaréis a mi amor, hasta que ella quiera. (Salomón 8:4)
Este libro bíblico es esencialmente un discurso sobre el matrimonio místico entre Cristo y Su Iglesia, representada por "la amada". Sin embargo, como casi toda la Escritura, tiene una doble lectura: en este caso, el amor entre un hombre y su prometida. De la misma manera en que Jesucristo tiene que esperar hasta el fin de los tiempos para desposarse con Su Iglesia, el novio espera pacientemente la hora de su boda. En este segundo sentido se puede entender esta frase como una advertencia contra la precipitación juvenil respecto al noviazgo.

Yo les he dicho a mis hijas que jugar a los novios es jugar con fuego. Les he prohibido terminantemente dar o recibir besos; les he aleccionado contra los roces y tocamientos (saben en qué partes tienen que darles a los chicos que se atrevan a meterles mano); y saben que tienen prohibido tener novio antes de acabar el instituto. ¿Cómo se puede prohibir eso? De la misma manera que se les puede prohibir tener un móvil o salir a discotecas. Mis hijas están tan resignadas a no tener novio hasta que no terminen el bachiller como a no tener móvil antes de que cumplan los 16 años o a no salir nunca a discotecas mientras vivan en mi casa, porque desde que son muy pequeñas se lo vengo advirtiendo. Ahora saben que son reglas de la casa y las asumen sin más.

Les he explicado que el noviazgo tiene sólo dos propósitos: discernir si un hombre sería un buen esposo y, en caso afirmativo, prepararse para el matrimonio. ¿Qué sentido tiene estar ennoviada, si una chica no se va a poder casar hasta dentro de varios años, aunque quisiera? Incluso entre jóvenes católicos, un noviazgo que no conduce pronto al matrimonio es una tontería por dos razones: primero, porque da lugar a ocasiones de pecado como la impureza y la fornicación; y segundo, porque es un desgaste emocional y una pérdida de tiempo completamente inútil. Yo les digo a mis hijas: "cuando penséis que estáis preparadas para casaros, buscad un buen chico, no antes".

Hoy en día se ve "normal" que las chicas tengan novio incluso antes de acabar la escuela primaria. Francamente no le veo sentido salir con un chico antes de poder casarse legalmente (en España la edad mínima para casarse son 16 años). Hace poco vi en Youtube un vídeo de una comentarista americana católica (modernista, naturalmente), que daba consejos sobre el noviazgo en middle school, que corresponde a edades comprendidas ENTRE 11 Y 14 AÑOS. ¿Qué bien puede surgir de una relación amorosa entre dos chicos de 11 años? ¿Realmente piensa esta señorita que las relaciones de ese tipo benefician de algún modo a las personas o dan gloria a Dios?




Tristemente, las chicas empiezan a jugar a los novios a una edad cada vez más temprana, porque nadie les ha enseñado que el amor es una cosa muy seria. Piensan que tener novio es para pasar el rato; que el sexo es un pasatiempo, como jugar a los videojuegos o chatear por el móvil. Hoy en día la idea de que el noviazgo es lo que precede al matrimonio ha desaparecido de nuestra cultura. En todos los programas de televisión y películas que van dirigidas a adolescentes, las relaciones de pareja y el noviazgo se banalizan, y el único mensaje que lanzan las autoridades sobre la materia es que tengan "sexo seguro". Incentivar a las chicas a fornicar, siempre que usen métodos anticonceptivos, es como decir a un grupo de niños de cuatro años: " hoy vamos a jugar con cuchillos, pero no pasa nada porque vamos a tener mucho cuidado". El único "sexo seguro" es la abstinencia, seguida de la fidelidad matrimonial.


3. Las mujeres nacen ricas y se hacen pobres; los hombres nacen pobres y se hacen ricos.

Una chica, en cuanto llega a la pubertad y se desarrolla físicamente, se convierte en un objeto de deseo de los chicos. A los 18 años una chica está en su máximo esplendor. Sin haber hecho nada para merecerlo, sólo por el hecho de ser joven, tiene el mundo a sus pies. Si tiene dos dedos de frente, se dará cuenta de que su belleza y la atracción sexual que sienten los chicos por ella, le da poder sobre ellos. Si no ha recibido una educación religiosa, si no le han inculcado la virtud de la castidad, abusará de este poder. En vez de utilizar sus encantos para atraer a un buen hombre con quien casarse, la típica chica moderna pasa sus mejores años gozando de las atención que le prestan los hombres, que le hace sentirse como una princesa, sin comprometerse con ninguno. Su juventud también le ayuda a subir peldaños en la jerarquía social y profesional, y como veinteañera se lo pasa demasiado bien como para pensar en casarse o tener hijos.

En contraposición, un chico no es nadie hasta que no encuentre su sitio en el mundo. A los 18 años un chico no tiene "oficio ni beneficio"; aún tiene que pelear mucho por llegar a una posición en la que resultará atractivo a una mujer que piense en el matrimonio. Pero cuando llega a una cierta edad, si ha trabajado duro y tiene cierto talento, el chico de pronto se da cuenta de que las chicas le miran con interés. No hay más que ver las encuestas sobre los hombres y mujeres más deseados del mundo; apenas figuran mujeres con más de 30 años y a partir de los 40 desaparecen de las listas por completo, mientras que hay hombres canosos con 60 años que siguen siendo objeto de deseo de millones de mujeres. Decir esto suscita en las feminista todo tipo de protestas contra supuestas injusticias culturales creadas por el patriarcado para oprimir a las mujeres. Pero las feministas se olvidan de que hay una realidad biológica que distingue a los sexos: LA FERTILIDAD. Mientras que los hombres normalmente pueden concebir hijos hasta la vejez, las mujeres tienen una edad fértil bastante más limitada. A pesar de todos los avances en la medicina y todas las aberraciones que se cometen para conseguir que mujeres cuarentonas se queden embarazadas, las leyes de la naturaleza son tozudas: una mujer con más de 35 años lo tiene difícil para encontrar a un hombre con quien casarse, porque los hombres están diseñados para desear a mujeres jóvenes y fértiles. No tiene nada que ver con el patriarcado y demás bobadas, sino con la supervivencia de la especie.

Si mis hijas se casan, quiero que se casen jóvenes. Si encuentran a la persona adecuada, estaría encantado de que se casen antes de los veinte años. De hecho, yo me casé a los 22 años recién cumplidos (algo casi inaudito hoy en día) y no me arrepiento un ápice, porque si bien es un grave error despertar el amor antes de tiempo, también es un error esperarse demasiado. En relación, hay un concepto que ahora está muy de moda: el muro. Consiste en una barrera invisible en la vida de una mujer soltera, que al llegar a los treinta y pico años se da cuenta de que su poder de atracción sexual sobre los hombres cae en picado. El muro causa frustración, rabia y hasta pánico. La soltera, que está desesperada por encontrar al hombre "definitivo", tras unos quince años de "relaciones esporádicas" con machos alfa, con los que no tenía ninguna intención de casarse, se pregunta: ¿dónde están todos los hombres buenos? La respuesta es fácil: los hombres "buenos" (es decir, con dinero y estatus social, deseosos de casarse) no están interesados en las mujeres que se han topado con el muro, porque son menos atractivas y les quedan pocos años de fertilidad.

Al darse cuenta de que jamás se casará ni tendrán hijos, la mujer sustituye una familia por media docena de gatos, se vuelve cada vez más resentida contra el mundo y acaba su vida de la forma más solitaria y triste. Si, en lugar de pasar su juventud fornicando, "disfrutando de la vida", se hubiera casado con veinte y pocos años con un hombre que la quería, su vida hubiera sido muy diferente, más plena y más satisfactoria. Las mujeres, con poquísimas excepciones, tienen un instinto muy poderoso, que si se ve frustrado puede amargar toda su existencia: el instinto maternal. El problema hoy en día es que las jóvenes reciben tanta presión de aplazar la maternidad, que cuando finalmente deciden que "ya es hora" de tener hijos, descubren que su época fértil ya pasó. Es curioso como hoy en día las chicas empiezan a ser sexualmente activas a una edad cada vez más temprana, mientras que las mujeres se casan cada vez más mayores. Todo ello contribuye al descenso estrepitoso de la natalidad en Occidente, como resultado de desvincular el sexo de la procreación.

A mis hijas les digo que lo más grande que pueden hacer cuando crezcan es tener hijos, porque ser madre es la esencia de la mujer. Hoy en día si le preguntan a una chica lo que quiere hacer de mayor, y en vez de responder que quiere ser médico, científica, abogada, mujer de negocios o cualquier otra profesión de prestigio, dice que quiere casarse y tener muchos hijos, piensan que se ha vuelto loca, cuando en realidad es la fórmula que hace más felices a las mujeres. Los estudios demuestran que en Occidente, donde ha arraigado el feminismo, coincidiendo con la conquista de "derechos" de la mujer y su incorporación masiva al mercado laboral, las mujeres son cada vez menos felices. Esto es algo que reconocen hasta las fuentes más rabiosamente izquierdistas, a la vez que buscan explicaciones peregrinas para una realidad que contradice todo lo que previeron. A diferencia de nuestra sociedad individualista, en que las mujeres jóvenes están demasiado atareadas persiguiendo carreras y saliendo de fiesta como para tener hijos, en las Sagradas Escrituras el deseo de la mujer de ser madre es un tema recurrente. Uno de mis ejemplos favoritos es el de Ana, la madre del profeta Samuel, quien le pidió a Dios un hijo a cambio de entregárselo a su servicio en el templo en cuanto fuera detestado. Ana en este sentido prefigura a la Virgen María, quien entregó a su Hijo en la Cruz para la salvación de la humanidad. Ella nos enseña que ser madre es una vocación que implica una donación incondicional.


4. Para elegir a un buen hombre con quien casarse hay que tener la cabeza fría.

Incontables veces les he dicho a mis hijas que no tienen que casarse con el primero que les dice "ojos verdes tienes". Para elegir a un buen novio hay que basar esta decisión fundamental sobre buenos principios, que nada tienen que ver con los sentimientos que una chica pueda sentir hacía un chico. Es necesario conocer muy bien los criterios que ayudan a distinguir entre un hombre que sería un buen marido y uno que te arruinaría la vida. Por último, hace falta tener la sensatez de examinar todos los pretendientes a la luz de estos criterios. Estos son los criterios que quiero que mis hijas tengan en cuenta a la hora de elegir un novio.
  • Tiene que ser católico. 
Dice San Pablo a los corintios: No os unáis en yunta desigual con los infieles. ¿Qué consorcio hay entre la justicia y la iniquidad? ¿Qué comunidad entre la luz y las tinieblas? ¿Qué concordia entre Cristo y Belial? ¿Qué parte del creyente con el infiel? (2 Corintios 6:14-15) Una "yunta desigual" es cuando se junta un par de bueyes con fuerzas o tamaños desiguales y en lugar de arar la tierra en surcos rectos, el arado va dando vueltas. Este pasaje siempre se ha interpretado como una advertencia contra el matrimonio de creyentes con no creyentes. La Iglesia siempre la ha desaconsejado la unión conyugal de católicos con infieles, por las dificultades que inevitablemente surgen en todo tipo de cuestiones, especialmente la educación de los hijos. 

Además, hoy en día, con la epidemia del divorcio, es especialmente importante no casarse con gente no católica. A mis hijas les digo que hoy un hombre sin una verdadera fe católica, en cuanto se acabe el enamoramiento y el matrimonio se vuelva cuesta arriba, hará lo que hacen la mayoría de hombres: se buscará una más joven y se largará con ella. Cuando digo que tiene que ser católico, no vale el catolicismo modernista que abandera el Papa Francisco, quien abiertamente admite el divorcio, el adulterio y relativiza todos los pecados. Un buen novio tiene que ser un hombre que cree lo que la Iglesia siempre ha enseñado, sin añadidos ni excepciones. Luego siempre puede salir rana, porque en este mundo hay pocas cosas seguras, pero si desde el principio uno hace todo lo posible para sentar una buena base en el matrimonio, hay menos posibilidades de que falle.
  • Tiene que ser de buena familia.
Tradicionalmente las familias han querido casar sus hijos con personas de la misma clase social o similar. Esto no es solamente por preservar el patrimonio y mantener el nivel social, sino también por una cuestión que hoy en día se pasa a menudo por alto: la compatibilidad conyugal entre un hombre y una mujer es mucho más fácil si provienen de una clase socio-económica similar. A pesar de que la sabiduría de los siglos avale esta verdad, en nuestra sociedad occidental igualitarista se insiste en que no debe existir ninguna discriminación entre clases sociales. Por esta razón los medios de comunicación de masas (también conocidos como aparatos de propaganda revolucionario) aplauden los matrimonios entre plebeyas y príncipes, como por ejemplo la actual reina de España, Leticia Ortiz con Felipe VI. Antiguamente se entendía que un príncipe heredero debía casarse con una mujer proveniente de la aristocracia o de otra familia real, no sólo por forjar alianzas, sino también porque una mujer así estaría mejor preparada para afrontar una vida como monarca. Una plebeya no ha sido educada para saber comportarse como una reina. No sólo una es cuestión de conocimientos, sino sobre todo de carácter. Esto ya lo hemos visto varias veces con las meteduras de pata de la reina de España. Todos los tertulianos del cotilleo la critican cuando comete una torpeza protocolaria, pero ninguno es capaz de reconocer que se porta así porque Felipe VI eligió mal al casarse con una plebeya. En este sentido, lo que vale para la realeza y la aristocracia, vale para todas las clases sociales; cuanta más disparidad, mayor incompatibilidad matrimonial.

Aparte de buscar a un novio de una clase social similar a la suya, una joven debe conocer a la familia del pretendiente. Si su familia le resulta absolutamente repulsivo no debe contemplar el matrimonio con ese hombre. San Alfonso de Ligorio escribe que los hijos, al ser frutos de un matrimonio, reflejan lo bueno y lo malo en sus padres. Él cita a Nuestro Señor, quien dice: "ningún árbol bueno puede dar malos frutos, y ningún árbol malo puede dar buenos frutos". Por lo tanto, si los padres son gente indeseable, una joven debe alejarse de su hijo, porque en el fondo él también será indeseable. Los hombres pueden interpretar todo tipo de papeles, pueden fingir ser alguien que no son, con tal de ganar los afectos de una chica. Pero en la familia es donde se ve como la gente es de verdad. En el ambiente familiar los aires de falsa virtud no engañan.  
  • Tiene que tener una visión del matrimonio compatible con la tuya.
De nada sirve buscarse un novio católico de buena familia, si tiene una visión del matrimonio que no encaja con la suya. Por ejemplo, muchas chicas modernas tienen la idea de perseguir una carrera profesional, mientras un hombre tradicional probablemente querrá que su mujer esté en casa cuidando a los hijos. Una chica que quiere vivir en una gran ciudad se sentirá frustrada si su marido insiste en vivir en el campo. Una chica que quiere vivir a toda costa cerca de sus padres no debería casarse con un militar, que tendrá que vivir en un lugar diferente cada x años. Es mejor discernir estas cosas ANTES de comprometerse con un hombre, porque una vez que la chica se case, es su marido quien manda; al menos, ésta es la doctrina católica de siempre. Si un hombre no es alguien a quien quisieras someterte, mi consejo es muy claro: ¡no te cases con él!
  • Tiene que tener un pasado prometedor.
Esta frase, que a simple vista parece paradójica, en realidad esconde una gran verdad: para conocer el futuro de una persona, el mejor indicador es su pasado. Si, por ejemplo, un hombre lleva 7 años en la universidad y aún no ha obtenido su diploma, para una carrera que normalmente dura 4, una chica puede fácilmente vaticinar que no va a triunfar en el mundo académico. Si un joven tiene un expediente laboral lleno de despidos por negligencia, una chica no debería apostar mucho por su futuro laboral. Si hasta los 25 años un joven ha vivido en la casa de sus padres como un ni-ni (ni estudia, ni trabaja), una chica no debería creerle si le promete que "a partir de ahora trabajaré muy duro".

En el terreno sentimental también es importante conocer el pasado de un pretendiente. Si un hombre ha pasado toda su juventud en fiestas, fornicando y drogándose, pero ahora resulta que quiere "sentar la cabeza", una chica tendría mucha razón en desconfiar de él. Prepararse bien para el matrimonio implica mantenerse casto y luchar por adquirir las virtudes cristianas, y el que nunca ha sabido dominar sus pasiones no lo va a hacer por el mero hecho de pasar por el altar. Lo más sensato para una joven es buscar a un hombre con un pasado que promete que será el tipo de marido que ella desea; no pensar ingenuamente (como hacen muchas jóvenes) que ella será capaz de cambiarlo, una vez estén unidos en matrimonio. ¡CRASO ERROR! Una chica nunca debe imaginar como PODRÍA ser su novio, sino buscar a un novio que YA es el hombre que quiere como marido.